Martes
27
junio de 2017

RIAC

República Independiente · Aguilar de Campoo

La gente no está loca, sino mediatizada. Las democracias representativas ya no funcionan: es una oligarquía que dispone de unos medios de influencia que imponen su voluntad. José Luis Sampedro

2 de abril, 2010 Redacción RIAC

Desde Rumanía a Salinas de Pisuerga

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
NC.  Más de 2.300 kilómetros separan Rumanía de Salinas de Pisuerga, en el norte palentino, y la misma distancia existe ahora entre el matrimonio formado por Verginia y Pavel Tofeni, ambos de 48 años, y sus raíces rumanas.
Fue en el año 2003 cuando respiraron por primera vez el aire puro y norteño de Salinas de Pisuerga «para trabajar y emprender una nueva vida juntos», según explica Pavel, quien reconoce que «antes no sabía ni situar en el mapa donde estaba la provincia de Palencia, y mucho menos, el pueblo».
Cuando llego y pregunto por Ika -así conocen en el pueblo a Verginia, porque es más fácil de pronunciar y de recordar-, todo el mundo me sabe indicar dónde está su casa. Me detengo en mitad de la carretera y espero a que Ika termine de hacer unas compras para llevarle a casa. Nada más llegar a su hogar, me deja sola en el salón porque se va a arreglar un poco, «que luego me tendrás que hacer una foto y tendré que salir guapa», me dice sonriendo. Entonces, llega Pavel, se quita el mono de trabajo y le dice entre risas a su mujer: «no te arregles tanto, que a una edad ya no se puede hacer nada». En la televisión, está sintonizado un canal rumano.
Llegaron a Salinas procedentes de Madrid y de Toledo. Ika estuvo empleada en Madrid como limpiadora, y Pavel trabajó en Toledo en una viña. Un amigo del matrimonio les habló de la posibilidad de regentar una finca de caballos, la yeguada Vega Yares de caballos cartujanos, en Salinas de Pisuerga. «No nos lo pensamos ni un momento, cogimos nuestras pertenencias, dejamos los trabajos y aquí nos presentamos», relata Pavel. Su experiencia con el mundo de los caballos era prácticamente nula «Yo en Rumanía era taxista, y como comprenderás no se parece en nada un taxi a un caballo. Pero me he adaptado», afirma de nuevo entre risas.
En Salinas, Ika y Pavel son dos vecinos más. «Al principio, lo del idioma era un poco complicado, pero hemos intentado relacionarnos con los vecinos en las fiestas y en los bares para aprender algo más», explica Ika. También va a misa, y cuando puede se queda de tertulia con las vecinas. «Aunque, claro, hay veces que hablan de muchos temas y yo me pierdo en la conversación, pero aún así intento engancharme», añade.
Todo el mundo les conoce, y no es para menos, porque Ika ha limpiado en muchas casas del pueblo. «Ika hace de todo, si la mandan cortar leña, lo hace; si la mandan pintar una casa, pues también», cuenta Pavel mirando orgulloso a su mujer. «Yo creo que en esta vida para sacar algo de dinero hay que hacer de todo, así que yo lo que manden lo hago sin rechistar», apunta Ika. Me enseñan hasta el cuaderno en el que Pavel apunta todos los ingresos de su mujer. Y con los ahorros de ambos, se han podido comprar una casa en Rumanía.
Ambos aseguran que la vida en Salinas es muy tranquila, bonita y agradable. «Si a eso, le sumas que tenemos buenos trabajos y que los vecinos nos tratan muy bien, no podemos pedir más», afirman. Ellos fueron los primeros inmigrantes en llegar al pueblo y a la zona de Aguilar de Campoo. «Fuimos pioneros, y a partir de nosotros, llegaron más inmigrantes», explica Pavel.
Se quedarán en Salinas hasta que haya trabajo «Ojalá que dure muchos años», afirma Pavel. Mientras tanto, seguirán con su rutina diaria. Ika seguirá haciendo lo que le manden en las casas, y Pavel continuará al cuidado de los bonitos caballos de la finca. Han encontrado una estabilidad personal y laboral y, aunque sus raíces estén a más de 2.300 kilómetros, en Salinas han hallado también a otra familia. Diferente, con otras costumbres y otra forma de vida, pero, aún así, una familia «Nos han acogido muy bien y les estamos muy agradecidos», concluyen.

-  Redacción RIAC



Te puede interesar:

    · Cuando Miguel Delibes pescaba truchas del Pisuerga en Mave. Humilde homenaje de esta República Independiente de Aguilar de Campoo a Miguel Delibes que a mediados de los 70 nos honró con su presencia, pero no dando conferencias o recogiendo reconocimientos, sino...
    · “Las Galleteras de Aguilar”. Una leyenda de galletas y procreación, llegada desde México Hoy 1 de mayo, día del trabajo y día de la madre, que tanto monta monta tanto. El siguiente artículo llegado desde México constituye todo un homenaje a las madres trabajadoras galleteras...
    · El fundador de “Los Italianos”, canonizado La familia guanelilana, con presencia en Palencia, Madrid y Santiago de Compostela, ha destacado el esfuerzo de su fundador, Luis Guanella, para defender y promover los derechos de los excluidos, en vísperas...
    · Peridis: el románico es un tesoro La Fundación Santa María La Real, de Aguilar de Campoo (Palencia), ha mirado siempre el románico como “un tesoro” al que había que poner en valor desde diferentes ámbitos, según ha resaltado...
    · Hace 50 años que se trasladó la Virgen del Llano La Cofradía instalará el 4 de septiembre un monolito conmemorativo con forma de cruz en el antiguo emplazamiento de la ermita que se tuvo que reubicar por las obras del embalse MARTA...

comentar

tv RIAC  

La película tiene casi 35 años pero el contexto parece de hoy mismo...

Hoy, en sus pantallas, el célebre fragmento de Network, un mundo implacable ganadora de 4 oscars en 1976.

RIAC . . .

República Independiente · · · Aguilar de Campoo
RIAC es una web independiente.
RIAC no ha de compartir necesariamente el punto de vista de los artículos y opiniones de los diferentes autores, usuarios o colaboradores

36