Viernes
23
junio de 2017

RIAC

República Independiente · Aguilar de Campoo

Sigo pensando que el aburrimiento es ingrediente fundamental de las desventuras históricas,
pero ahora le voy dando también cada vez más importancia a la estupidez. Fernando Savater

7 de enero, 2012 Redacción RIAC

Ursi: un lustro sin el genio

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (5 votes cast)

Gran escultor, [...] más grande como hombre y mayor aún como poeta.

Así rezaba la poesía que le dedicó Fontanillo en 1999. De todos los que presumen de haberle conocido, muchos se apresurarán a decir que los versos no andaban para nada desencaminados.

Ursi fue, al menos a ojos de quien les escribe, un filósofo de la vida y, por tanto, también sofista del arte. Entendía las formas y las sombras, la materia y el vacío: el espacio, de un modo muy personal que trabajó y perfeccionó hasta el final.

Lo suyo fue la tenacidad con la que talló y dio forma una vida entera y una obra variada; ambas con un estilo propio.

Podremos definirlo como el escultor o calificarlo de artista pero, sin negarlo, si intentamos aplicar su propia sabiduría a tal atrevimiento, por encima de calificativos ostentosos, quizás el que mejor se ajustaría a Ursi sería el de artesano. Porque su obra era el premio al estudio, lo que le añade más mérito, si cabe, a la obra que nos legó que, a la vista del panorama del arte en nuestra tierra, se revaloriza con cada minuto que pasa desde que perdimos a Ursi un frío 7 de enero de 2007.

Ursi, o Ursicino Martínez como ponía en su DNI, nació en 1932 en Villabellaco en el valle de Santullán. Ya desde pequeño despuntó en el mundo de las artes plásticas. Con tan sólo 12 años, tallaba la madera con navaja jugando, como muchos mozucos, a hacer chiflos con las ramas de los árboles y arbustos. Entonces ya realizaba retratos a lápiz. En la faceta pictórica, obra en su currículum la anécdota de su breve y adolescente época como falsificador.

Así lo cuenta Carlos Canelo en el museo de la Academía Nacional de Policía de Ávila, donde está el único billete falsificado a mano que se conserva:

Inició muy joven su afición al dibujo. Apenas sin medios, se fijaba en los detalles de las cosas y trataba de imitarlos. Su primer trabajo pictórico fue un calendario del año completo, doce preciosas láminas.

Después hizo una peseta de aquellas de papel. Sus amigos, al ver el resultado del trabajo, le animaron para que hiciera billetes mayores e hizo otro de veinticinco pesetas y dos de cien, uno de ellos, éste, que se encuentra en el Museo Policial.

Con este billete, compró Ursicinio un sombrero de paja en Aguilar de Campoo, para lo cual alquiló una bicicleta en Barruelo. Con ella fue hasta Aguilar, entró en una sombrerería y adquirió un sombrero de paja que le costó seis pesetas. Recibió la vuelta de noventa y cuatro y regresó a Barruelo.

Con el segundo billete de cien pesetas, acordó con sus amigos emplearlo en las fiestas del Carmen. Compraron un paquete de almendras “compramos una cosa pequeña para que nos devolviesen más dinero y con el resto celebramos las fiestas”.

Ursicinio recuerda que cien pesetas era el sueldo de quince días más o menos, recuerda que un trabajador ganaba seis o siete pesetas diarias.

El trabajo del artista sobre el billete duraba seis u ocho días. Realizaba su trabajo sobre papel de “barba”, con plumilla y tintas. Lograba los colores mezclando bolsitas de tinta en polvo que se vendían en diversos tonos e imitaba el efecto de transparencia de la imagen de agua dibujando con un lápiz y borrando después, con lo que al mirar a la luz se veía la transparencia de la imagen dibujada.

Ursicinio no quiso nunca utilizar sus habilidades para el lucro personal. Jamás tuvo problemas con la justicia. El episodio narrado fue excepcional y bajo la influencia de un grupo de amigos jóvenes, inconscientes de las posibles consecuencias del hecho.

Entre sus obras pictóricas conserva Ursicinio diversos cruceiros brasileños, sellos de correos, naipes de la baraja española, etcétera.

El billete que obra en el museo apareció en Madrid, en una sombrerería. Ursicinio, años después, acudió a la sombrerería de Aguilar de Campoo para preguntar a la dueña si ‘recordaba haber sufrido alguna estafa en relación con billetes falsos, pero la señora no recordaba haber recibido nunca un billete falso. Sin duda alguna, el viajante de sombreros recibió en pago el billete en la sombrerería de Aguilar y lo mezcló y, transportó con la recaudación-de otros establecimientos hasta la sombrerería de Madrid.

Ursicinio es actualmente un magnífico escultor que trabaja la talla en madera sobre temas clásicos o figurativos. Cambió hace muchos años la plumilla y el papel de barba por el pico en las minas arrancando carbón de las entrañas de la tierra castellano-leonesa. Trabajo en el que se jubiló a cambiar de herramienta para tomar, con carácter definitivo, la gubia y el cincel entre sus dedos, transformando la madera en imágenes.

Posteriormente, fue minero en Barruelo de Santullán, lo que años hasta que en 1951 obtuvo una beca de estudios en la Escuela de Artes y Oficios de Palencia con la creación de un Cristo realizado en madera de roble. En 1960, emigró a Brasil donde permaneció durante 3 años trabajando en la Escuela Panamericana de Arte de Sao Paulo y puso en marcha otros proyectos industriales antes de regresar a España donde se dedicó a la actividad artística.

La mina se reflejará en su obra posterior, pero Sao Paulo lo marcará vitalmente para desarrollar todo aquel talento que desbordaba al joven Ursi. Un joven aguilarense visitó hace unos poco la zona de São Caetano do Sul, donde Ursi residió y trabajó varios años en el ámbito industrial, y nos manda algunas fotos de São Caetano que seguramente ha cambiado mucho desde que allí viviera el escultor. O no tanto, quizás.

En 2005 un documental sirvió de pequeño homenaje a esta gran persona que fue Ursi:


En la calle Constitución, junto al Arco de la Tobalina de Aguilar de Campoo se encuentra el Museo de Ursi. Estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Palencia. En 1960 viajó a Brasil donde residió durante varios años. Trabajó en su taller, frente al Monasterio de Santa María de la Real. 

Entre los premios, destaca especialmente el Águila de Oro Especial en el Festival de Cortometrajes de Aguilar de Campoo 2005, como reconocimiento por toda su carrera artística.

Coincidiendo con aquel Festival, se estrenó el documental, que precisamente protagonizó, “De árbol a árbol” de la directora Belén González Blanco, cinta que ha dado la vuelta al mundo por numerosos festivales de cine.

Aunque muchas de sus obras están repartidas por toda la geografía española, ha reunido una gran muestra en su Museo.

Pincha para agrandar
Pincha para agrandar
Pincha para agrandar

+info: http://www.museoursi.com/

En su memoria…

Ursi: un lustro sin el genio, 5.0 out of 5 based on 5 ratings

-  Redacción RIAC



Te puede interesar:

    · Iglesia de Salcedillo, sin humedades gracias al Plan Románico Norte El equipo del Plan Románico Norte ha finalizado la intervención en la iglesia de la localidad palentina de Salcedillo. Las obras, ejecutadas por técnicos de la Fundación Santa María la Real, se ...
    · Museo Ursi, una visita obligada En la calle Constitución, junto al Arco de la Tobalina de Aguilar de Campoo se encuentra el Museo de Ursicino Martínez, Ursi, nacido en Villabellaco en 1932, y fallecido en Palencia a...
    · “Maestros del Románico” hace el Camino de Santiago La Sala Capitular de la Catedral de Santiago acoge la primera presentación del libro “Maestros del Románico” [15/10/2010] La Catedral de Santiago de Compostela se convirtió en el escenario idóneo para la...
    · Historia de ‘Fontaneda’, by Kraft Foods, sus nuevos dueños Con motivo del aniversario del cierre de la fábrica Fontaneda producido exactamente hace 1o años, reproducimos, sin cambiar ni puntos ni comas, la breve historia de la marca Fontaneda, que Kraft Foods...
    · Cómo se vivía en la Edad de Hierro cantábrico Investigar el pasado es conocer nuestro presente y para ello hay personas que pueden estar una década realizando un estudio minucioso de cómo vivían nuestros ancestros y descubrir nuestra propia historia. Eso...

1 comentario

en 'Ursi: un lustro sin el genio'

  1. Chema dice:

    Tengo como uno de mis tesoros las varias cintas que grabamos un compañero y yo hace veinte años a Ursi para un recorrido por su vida y obra que apareció en el periódico El Águila(abril mayo de 2003). La voz de ese hombre inolvidable era profunda, y sus palabras tan reposadas como sus pensamientos; sin embargo, ¡qué elocuentes sus silencios! Cuando volvía al pueblo por vacaciones y en alguna fiesta no podía dejar de visitarlo en su taller, situado en la última casa del camino al pantano. Allí, con el aislamiento imprescindible para ir aumentando su obra, iba trabajando sin descanso y en condiciones duras (la temperatura de la casa era muy fría; la del cobertizo trasero mucho más).
    Quienes tuvimos la dicha de conocerlo no podemos de relacionar su extraordinaria obra escultórica y sus hondas reflexiones humanas. Hablar con él era exponerse a aprender, a escuchar palabras verdaderas, las de alguien que había vivido y pensado mucho y que, sin darse ninguna importancia, estaba dispuesto a compartirlas con los demás. Otros lo han señalado como un referente ético en un mundo no precisamente rebosante de modelos morales. Y lo era, sin duda alguna. Pero también había en él un sentido del humor sobresaliente, discreto e inteligente, fiel reflejo de la persona cálida y amable que era el mismo Ursi.
    En efecto, hace cinco años que ya no está con nosostros, pero cuántas veces no se para uno a pensar ante un problema, personal o social, y se pregunta qué hubiera opinado de ello Ursi. Y, sin apenas esfuerzo, viene a la memoria alguna de sus muchas ideas sobre la manera de funcionar bien una sociedad, sobra la necesidad de ser honestos con los demás y, sobre todo, con nosotros mismos y tantas otras reflexiones valiosas que nos ayudan, en último término, a ser mejores como seres humanos. Y esa es una enseñanza que ni se aprende todos los días ni es fácil encontrar alguien capaz de ser la luz que guía en la oscuridad. Y nosotros tuvimos la inmensa suerte de tener a Ursi a nuestro lado. Y esa es la razón de que, a pesar de su ausencia, sigue estando vivo en quienes lo conocimos y apreciamos.

    VA:F [1.9.20_1166]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

comentar

tv RIAC  

La película tiene casi 35 años pero el contexto parece de hoy mismo...

Hoy, en sus pantallas, el célebre fragmento de Network, un mundo implacable ganadora de 4 oscars en 1976.

RIAC . . .

República Independiente · · · Aguilar de Campoo
RIAC es una web independiente.
RIAC no ha de compartir necesariamente el punto de vista de los artículos y opiniones de los diferentes autores, usuarios o colaboradores

Noticias Aleatorias . . .

Años 60. Plaza, Colegiata y Jardinillos

· Redacción RIAC,
4 de jul.2012

Viejas fotos aguilarenses…

· Redacción RIAC,
31 de ago.2011

1886 (?) Plaza Mayor

· Redacción RIAC,
15 de may.2012
32